2017: Adiós al choque de generaciones

Mas allá de las polémicas responsabilidades, roles y competencias que ejerce la nueva humanidad…

Desde hace algún tiempo, como todo cuando es tendencia, hay una exagerada intensidad en etiquetar, crear mercados, gustos y hasta ciertas vinculaciones genéticas a un segmento de la población llamada los millennials. Esta generación nacida entre los años 1980 y 2000, es respaldada por muchos estudios científicos, que les atribuyen “nuevas características”. Ellos, son una parte de la población mundial a los que deberíamos alentar para crear puentes.

¿Y como creamos estos puentes? La respuesta la tiene tu potencial, ese que tiene un valor incalculable, que aunque recientes generaciones usen las tecnologías para todo, la experiencia también es fundamental:

La respuesta la tiene tu potencial, ese que tiene un valor incalculable...

“¿Y tu haces todo por internet?  Si, claro ¡y si no lo haces, estás despidiéndote de muchas cosas que puedes disfrutar!”

Son las conversaciones de muchos, cuando del buen uso del tiempo, las ideas, las oportunidades y la innovación se habla. Y es que para llegar a estas herramientas antes tuvo que existir lo “tradicional“ el origen, es ahí donde radica lo grandioso de estas innovadoras experiencias. Una simple operación que te llevaba 3 horas en un banco, hoy lo hace con 3 minutos online (lo nuevo más lo tradicional).

No hay sector de la población mundial que escape de esta polémica.

2

Marcos Brindicci/Reuters

Hoy podemos ver como el empleo de las tecnologías se han extendido a muchas mas personas, con utilidades ilimitadas hasta el punto que podemos: meditar online, solicitar un taxi por nuestro teléfono, ver la ruta en vivo de nuestro vuelo y hasta saber cuando la personas que está detrás de la pantalla te esta escribiendo.

¿Y como viene esto para este 2017 ?

Según Ipsos y Crowdtap el 30% del tiempo de una parte importante de la población se la pasan conectados, revisando contenido creado y editado por sus propios amigos o contactos en redes sociales. Dentro de este periodo de tiempo, el 18% lo dedican a redes sociales como Facebook, Instagram y LinkedIn, el 6% lo utilizan para enviar y recibir mensajes y el otro 6% lo emplean para hablar con otras personas acerca de marcas o productos. Estas cifras generan reacciones importantes como:

  • La confianza en las reseñas de productos/marcas/servicios cuando provienen de contenidos generados por usuarios.
  • Las conversaciones acerca de una marca con amigos o familiares tienen un 78% de confiabilidad, comparado con el 40% de las revistas y los periódicos en línea.

Una de las característica centrales de la lógica del cambio actual es que no es unidireccional. Se trata de un movimiento en el que la palanca del cambio es la tecnología, pero el usuario de la misma, comenzó a jugar un papel central, potenciando y redireccionando el cambio a partir de la utilidad que le encuentra a cada innovación, dispositivo o propuesta tecnológica que se le cruza por el camino.

Grandes #Tendencias 2017

Mutabilidad:

 Todo cambia permanentemente por las realidades políticas, económicas y geoestratégicas; pero también como consecuencia de la innovación y de la irrupción.

Por sólo mencionar un caso: la irrupción de Uber en todo el mundo. ¿Y si a ello le sumamos que este año, Google planea ubicar 5.000 taxis que se manejen sin conductores, en las calles de Nueva York?

Cambia, todo cambia. Y el consumidor está cada vez más atento a las capacidades de las marcas, empresas, gobiernos e instituciones para reaccionar a esos cambios, porque al final del día, de un modo u otro, sus intereses se ven comprometidos.

Fin de la segmentación por edad

¿Qué grandes diferencias puede haber entre un joven de 30 años y un adulto mayor de 60 que se manifiestan como “sujetos conectados”, que tienen sus perfiles en redes sociales, que compran on line, que comparten en sus muros con gente de todas las edades, y se transfieren estilos de vida y consumo?

Las marcas empezaron a tomar nota de este fenómeno, y empiezan a diseñar un nuevo mapa de segmentación, que tiene que ver con visiones de vida y gustos, y no con la edad cronológica. Así es, como cada vez más se especializa la identificación de “tribus de consumidores”: los verdes, los gamers, los viajeros, los neoconectados, los startuperos (ligado al boom del fenómeno emprendedor), los CoUsers (cooperativos y colaborativos), los luxurynes, los gourmet…y la lista se extiende tanto como se reproducen las experiencias aspiracionales que funcionan como gancho de venta.

Humanizando las empresas/reglas/marcas

No se trata de altruismo marketinero, sino de la necesidad concreta de generar nuevos códigos de comportamiento para enfrentar realidades acuciantes como: el calentamiento global, la creciente inequidad, la sobrepoblación, la prolongación de la vida, la falta de empleo y la empleabilidad, entre otros fenómenos globales.

Estos nuevos códigos están siendo empujados por un consumo consciente y las empresas de vanguardia ya están actuando en consecuencia, generando un círculo creciente de nuevos roles y valores compartidos.

Vuelta a la serenidad

Es el efecto de la desaceleración de la economía en el consumo global. Esta, que es una realidad derivada de los juegos globales de intereses político-económicos y de los propios ciclos de la economía mundial, se potencia por la intersección con otros fenómenos nuevos y muy interesantes. ¿Por ejemplo? El impacto que genera el minimalismo y la acumulación de experiencias antes que de objetos, está generando una escala y composición diferente del circuito económico.

El reto de la transparencia y la ética

Las redes sociales se convirtieron en una suerte de “plaza de barrio” mundial, donde todo ocurre y todo el mundo se entera de ello. Pero donde además, se hizo fácil agredir, circular información falsa y manipular. El 2016 fue un punto alto de todo ello. Este año se va a comenzar a ver cómo las empresas enfrentan esta realidad y se convierten en activista de lo opuesto.

La importancia de la responsabilidad social de las empresas, y aquí cerramos con esta visión que aporta al bienestar global. De acuerdo con los aspectos evolutivos de un parte importante de la población mundial, el éxito de un negocio o empresa no debe ser medido únicamente a través de su desempeño financiero.

Las empresas han empezado a comprender esto y se han enfocado en apoyar iniciativas que impulsen el cambio y la innovación social. Esto ha venido generando grandes pilares, donde se valora la satisfacción de los empleados por encima de los resultados financieros. Se conservan valores de integridad y de honestidad como aspectos fundamentales, sin dejar atrás el enfoque y el servicio al cliente, como parte importante de los procesos medulares de las empresas.

En pocas palabras, ofrecen el bienestar que dan a sus empleados convertidos en productos y servicios.

Que mejor ejemplo para este articulo que este video. Disfruten!

Con información de estrategiaynegocios.net